Fragmentos

La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir la vergüenza del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca.
(Enrique Heine)

El pasado es un inmenso pedregal que a muchos les gustaría recorrer como si de una autopista se tratara, mientras otros, pacientemente, van de piedra en piedra, y las levantan, porque necesitan saber qué hay debajo de ellas.
(José Saramago. El viaje del elefante.)

Tengo 47 años, ¿y sabes cómo me he matenido vivo tanto tiempo, todos estos años? Miedo... el espectáculo de actos terribles. Si alguien me roba, le corto las manos; si me insulta, le corto la lengua; si se rebela contra mí, clavo su cabeza en una estaca, y la pongo bien alta, para que puedan verla todos. Eso es lo que mantiene vivo el orden de las cosas: el miedo.
(Gans of New York)


"He visto un caracol, se deslizaba por el filo de una navaja, ese es mi sueño, más bien mi pesadilla, arrastrarme, deslizarme por todo el filo de una navaja de afeitar, y sobrevivir."
(Apocalypse Now)



El poder de la mente.

"Quien piensa en fracasar, ya fracasó antes de intentar."




La mente humana graba todo lo que le es enviado, sea a través de la palabra, pensamientos o actos, suyos o de terceros, basta con que usted los acepte. Esa acción siempre sucederá independientemente de si trae resultados negativos o positivos para el sujeto.
Un científico de Phoenix - Arizona quería probar esa teoría. Necesitaba un voluntario que llegase a las últimas consecuencias.




Lo consiguió. Se trataba de un condenado a muerte que sería ejecutado en la penitenciaria de St Louis en el estado de Missouri, donde existe la pena de muerte ejecutada en la silla eléctrica.


Propuso lo siguiente: El condenado participaría en un experimento científico, en el cual le sería hecho un pequeño corte en el pulso, lo suficiente para gotear su sangre hasta la última gota. Podía, de ésta manera, tener la posibilidad de sobrevivir, en caso de que la sangre coagulase. Si eso sucediera, sería liberado; en caso contrario, fallecería por pérdida de sangre. El condenado aceptó, pues aún poniéndose en lo peor, sería una muerte sin dolor ni sufrimiento en comparación con la silla eléctrica.


Fue colocado en una cama alta, de hospital, agarrando su cuerpo para que no pudiera moverse. Hicieron un pequeño corte en su pulso. Debajo del mismo colocaron una pequeña vasija de aluminio. Le dijeron que oiría su sangre gotear en dicha vasija.


El corte fue superficial y no alcanzó a ninguna arteria o vena, pero fue suficiente como para que él sintiera que su pulso había sido cortado.


Sin que el condenado lo supiera, debajo de la cama había un frasco de suero con una pequeña válvula. Al cortar el pulso, fue abierta la válvula del frasco para que así creyese que era su sangre la que caía incesantemente en la vasija.


En verdad era el suero en el frasco lo que goteaba. De 10 en 10 minutos, el científico, disimuladamente, cerraba un poco la válvula y el goteo disminuía.


Con el pasar del tiempo, el condenado fue perdiendo color, volviéndose cada vez más pálido, hasta que el científico cerró la válvulo por completo... entonces, el preso sufrió un paro cardíaco y murió, sin ni siquiera haber perdido una gota de sangre.


El científico consiguió de esta manera probar que la mente humana cumple, al pie de la letra, todo lo que le es enviado y aceptado por el individuo, sea negativo o positivo, y que tal acción envuelve todo el organismo, sea en la parte orgánica o psíquica.


Esta historia es una alerta para que filtremos lo que nos envía nuestra mente, pues ella no distingue lo real de lo fantástico, lo cierto de lo equivocado, simplemente graba y cumple lo que es enviado.


Ésta noticia fue sacada de la revista Brasileña: "Super Interesante", en julio del 2002.

9 comentarios:

Tirion dijo...

Como ya te comente, me resulta muy interesante este "experimento" ya que nunca me parara a pensar en el efecto placebo de manera negativa, muy interesante... La verdad es que el dato puede llegar a asustar, el hecho de saberlo, podria llegar a minar la propia voluntad! Aun que claro, eso depende de si ves el vaso medio lleno, o medio vacio.

Un beso.

Azhaag dijo...

Recuerdas que en una de nuestras conversaciones te puse como ejemplo el experimento llevado a cabo por un hipnotizador, el cual hacia creer al paciente que lo iba a quemar con un tizon al rojo cuando en realidad lo toco tan solo con la punta de un boligrafo, el paciente grito de dolor al contacto con la estilografica y a los segundos aparecio una quemadura superficial donde se habia producido el roce.

Un tema interesantisimo...

Un beso.

Azhaag

Nelson Salinas dijo...

El ser, en lo mas profundo, acepta su existencia.......EL culpable no entendimiento del existir y el poco dominio del medio.....interrogantes que hacen mucho mas confundir un respirar necesario.

Un Saludo desde Chile....

http://desdoblamientointelectual.blogia.com

Anónimo dijo...

Hola mi enanita :) llevas mucho tiempo pidiendome q te escribiera en tu blog y bueno aqui tienes unas letritas mias... Q sepas q tu blog es infinitamente mjor q el mio!!jajaja cuidalo por mucho tiempo( q se q lo haras) Un besote TQ bonita.YuRoKiTa

Nameless dijo...

Maestros capaces de dominar su mente, por consecuencia, su cuerpo hasta el letargo. La hibernación en los animales. En caso de accidentes, la catalepsia y el coma.
Quizá con el tiempo, el cerebro sea capaz de curar una propia enfermedad orgánica, además de todas las psíquicas producidas por éste; como por ejemplo hipocondrías y síndromes varios.
Acontecimientos en los que se hospitalizan personas con problemas cardiorespiratorios, a punto de entrar en coma, infarto... muchas veces bajo graves crisis nerviosas, o simplemente en una especie de letargo semiconsciente, en el que el cerebro sigue jugando malas pasadas.
Desde tiempos remotos se ayudó a morir y a sobrevivir a los moribundos y a los enfermos 'incurables'. A muchos les sirvió una corta estadía en el mundo del sueño esperanzador, bajo efectos narcóticos; a otros, sólo la palabra de Dios reflejada en la boca del chamán y de los santos.
^-^
Se puede morir de un susto, de amor.. yo intentaré que eso no pase por mi culpa.
Otra historia, me viene a la memoria las últimas palabras de Kant, en su lecho de muerte, las mismas pronunciadas por Jesús en el suyo correspondiente: Es ist gut. Yo pienso que la hora les llegó en el momento que ellos decidieron.
Lee el comentario de RAS_Bilbao:

http://foros.espondilitis.info/
viewtopic.php?p=7149&sid=415b62
be8accbd8aaed12b073df926b0

Azhaag dijo...

Es ist gut (Esta bien)... no eligieron irse en ese momento, si no que, tal y como reza la cita, acabaron por aceptar que les llegaba su fin.

Por cierto Nameless, el enlace no va, te abre el foro desde el inicio ¿A que post te refieres?

Un saludo.

Azhaag

Azhaag dijo...

Ya me abre... mea culpa, hoy estoy mas torpe que de costumbre.
Voy a echarle un ojo.

Un saludo.

Azhaag

Nameless dijo...

Decidir el momento en el que la mente lo asimila, inmediatamente después, el cuerpo deja de mandar energía al cerebro.

Me refería a eso.

Azhaag dijo...

Decidir el momento en el que la mente lo asimila, inmediatamente después, el cuerpo deja de mandar energía al cerebro.

Me refería a eso.


Una cosa es aceptar el echo de que nuestra muerte es inminente, pero no por aceptarlo pegamos un "tiron" del enchufe y nos desconectamos. Eso supondria tener la facultad de suicidarnos con tan solo pensar en ello.

Un saludo.

Azhaag