Fragmentos

La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir la vergüenza del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca.
(Enrique Heine)

El pasado es un inmenso pedregal que a muchos les gustaría recorrer como si de una autopista se tratara, mientras otros, pacientemente, van de piedra en piedra, y las levantan, porque necesitan saber qué hay debajo de ellas.
(José Saramago. El viaje del elefante.)

Tengo 47 años, ¿y sabes cómo me he matenido vivo tanto tiempo, todos estos años? Miedo... el espectáculo de actos terribles. Si alguien me roba, le corto las manos; si me insulta, le corto la lengua; si se rebela contra mí, clavo su cabeza en una estaca, y la pongo bien alta, para que puedan verla todos. Eso es lo que mantiene vivo el orden de las cosas: el miedo.
(Gans of New York)


"He visto un caracol, se deslizaba por el filo de una navaja, ese es mi sueño, más bien mi pesadilla, arrastrarme, deslizarme por todo el filo de una navaja de afeitar, y sobrevivir."
(Apocalypse Now)



Fragmento IT, de Stephen King.

El resto es oscuridad.


(...) Asi que te vas y hay un impulso de mirar atrás, de mirar atrás sólo una vez mientras se extingue el crepúsculo para ver ese gran horizonte(...)por última vez. (...)Pero tal vez no sea buena idea mirar atrás; asi lo dicen todas las leyendas. Es mejor no mirar atrás. Es mejor creer que habrá finales felices en todas partes. Y bien puede ser así. ¿Quién puede decir queno existen los finales felices? No todos los barcos que se pierden en la oscuridad desaparecen sin hallar jamás el sol o la mano de otro niño; si algo enseña la vida, al fin de cuentas, enseña que, a fuerza de abundar los finales felices, es preciso poner seriamente en duda la racionalidad de quien no cree que Dios exista.

Te vas y te vas aprisa cuando el sol empieza a descender, piensa en este sueño. Eso es lo que haces. Y si te permites un último pensamiento, tal vez pienses en fantasmas..., en los fantasmas de unos niños(...), jóvenes las caras, si, pero recias..., tan recias que pueden dar vida a las personas en las cuales se han de convertir, tan recias que comprendan, quizá, que aquellas personas en las que se han de convertir deben, necesariamente, dar vida a las personas que fueron, antes deintentar la comprensión de la simple mortalidad. El círculo se cierra, la rueda gira y a eso se reduce todo.


No hace falta mirar atrás para ver esos niños; una parte de tu mente los verá siempre, vivirá con ellos para siempre, amará con ellos para siempre. No son, precisamente, la mejor parte de ti, pero alguna vez fueron el depósito de todo lo que podías llegar a ser.


Por eso: aléjate pronto, aléjate pronto, mientras la última luz se escurre, echa tierra entre tú y los recuerdos, pero no entre tú y el deseo. Eso queda: el reluciente camafeo de todo lo que fuimos y creímos cuando niños, de todo cuanto brillaba en nuestros ojos, aun cuando estábamos perdidos y el viento soplaba en la noche.

Echa tierra por medio y trata de mantener la sonrisa. Pon algo de Rock and Roll en la radio y ve hacia toda la vida que existe con todo el valor que puedas reunir y toda la fe que logres invocar. Sé leal, aguanta.

El resto es oscuridad.



Fragmento libro: IT (Eso) de Stephen King

1 comentarios:

Azhaag dijo...

Hola guapetona, menudo blog que te has marcado en un rato.
Parece que te gusto el libro, es uno de mis favoritos, junto a Cementerio de animales, uno de los mas personales de King.
El que tiene que leerte cuanto antes es un relato largo que publico solo, a modo de novela corta, se llama Riding the Bullet (Montado en la bala) de lo mejorcito que tiene y relativamente reciente.
Un beso.
Azhaag