Fragmentos

La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir la vergüenza del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca.
(Enrique Heine)

El pasado es un inmenso pedregal que a muchos les gustaría recorrer como si de una autopista se tratara, mientras otros, pacientemente, van de piedra en piedra, y las levantan, porque necesitan saber qué hay debajo de ellas.
(José Saramago. El viaje del elefante.)

Tengo 47 años, ¿y sabes cómo me he matenido vivo tanto tiempo, todos estos años? Miedo... el espectáculo de actos terribles. Si alguien me roba, le corto las manos; si me insulta, le corto la lengua; si se rebela contra mí, clavo su cabeza en una estaca, y la pongo bien alta, para que puedan verla todos. Eso es lo que mantiene vivo el orden de las cosas: el miedo.
(Gans of New York)


"He visto un caracol, se deslizaba por el filo de una navaja, ese es mi sueño, más bien mi pesadilla, arrastrarme, deslizarme por todo el filo de una navaja de afeitar, y sobrevivir."
(Apocalypse Now)



El vacío de un hombre.

“Si tras casa tempestad vienen tales calmas,
soplen los vientos hasta que despierten a la muerte”

(Otelo. Shakespeare)




Pensaba que lo habían expulsado del paraíso, así, como quien deja a un perro abandonado en vacaciones después de años de cariño mutuo. Pero, a pesar de la privación de la comodidad a la que estaba acostumbrado, Saúl siempre supo, en el fondo, que eso ocurriría.
En una montaña está el momento de ascenso, la planicie de la superficie y el descenso, invariablemente. Y es éste último por el que ahora le tocaba discurrir.
El mundo entero se parapetaba contra él tras la pintura descolorida y los muros de piedra que lo separaban del exterior.
Cuando algo posee fuerza, ésta no falla en el peor momento. Quizá sea éste el problema de personas como Saúl, siempre quieren salir adelante, tirar del carro aunque de éste tan solo quede el nombre.

Mientras estos pensamientos circulaban por la mente del desdichado, un flexo iluminaba frente a él la porción carcomida del escritorio donde reposaba un papel, todavía en blanco. Una cerveza, a su vez, permanecía en las sombras, la mitad en realidad, la otra mitad se escondía tras el brillo de las pupilas de Saúl.
Al fondo estaba la cama, deshecha, coronada por fotografías manoseadas, algunas con claros dobleces, donde, casi siempre, una sonrisa iluminaba la instantánea. Eran esas pequeñas porciones de papel fotográfico lo único que daba un toque de color al habitáculo. Era su único nexo de unión con la vida.

En el otro ángulo dos sillones vacíos que hacían la vez de armario, miraban estáticos para un televisor mudo que reflejaba la imagen, gris, de Saúl sentado en una silla de madera, frente a su escritorio.

La cuarta esquina estada destinada al kit de supervivencia: una pequeña nevera haciendo juego, en cuando a tamaña se refiere, con la diminuta cocina y el fregadero, lleno.

Así pasaba los días, cayendo en un estado de grave y patética monotonía. Sólo en el pasillo, cuando las necesidades fisiológicas lo empujaban a acudir al servicio, se encontraba con algún otro zombi, a saber, quizá el que la noche pasada había puesto la música a todo volumen, o el que se hospedaba dos habitaciones más allá y hacía partícipes a todos los vecinos de sus placenteras noches en compañía femenina.
Imaginando la miseria y tristeza que se escondía tras cada puerta, Saúl se sentía menos desdichado.
Él siempre tendría el recuerdo.

Como cada noche, esperaba con paciencia la llegada del sueño, mirando las luces de la ciudad que, una a una, se iban apagando. El astro nocturno adquiría entonces todo el protagonismo y Saúl, intimidado por alterar el orden natural de la noche, apagaba la tenue luz de su flexo. La cerveza restante sería el desayuno de la mañana venidera y las palabras escritas sobre el papel sucumbirían, al fin, en la oscuridad.
Estoy tan solo…”- decían.




Hibris

6 comentarios:

Tirion dijo...

Visto lo visto hare una sugerencia... Srta Hibris, para cuando un libro de relatos cortos, por ejemplo? Muy bueno el escrito :D de lo mejorcito que lei hasta el momento (a que lo del libro no es tan descabellado? por favor, opinen xD)

Un besin cielo.

miguel dijo...

uhm... como escritora tampoco estás mal, pero te faltan fundamentos, y no los filosóficos necesariamente.

Señorita.

hibris dijo...

jajaja gracias Tirion pero creo que hay infinidad de palabras para llenar un libro mejores que las mías, yo me conformo con el blog :D

Qué sorpresa verte por aqui Miguel, un saludo.

Hibris

Azhaag dijo...

Ya lo lei en su momento... este no fue fruto de una de nuestras partidas de billar? :D

En cualquier caso me reafirmo al decir que esta genial, muy logrado.

Un beso.

Azhaag

EnLaOscuridadDeLaNoche dijo...

Muy bueno... me has trasmitido una gran sensación de soledad...
Un abrazo.

P.D.: Y hablando de la grandeza de los relatos cortos... :-)

hibris dijo...

Si Azhaag, una de esas en las que te dejo ganar. :p

Gracias enlaoscuridaddelanoche, me alegra que te haya gustado.

Un beso a ambos.

Hibris