Fragmentos

La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir la vergüenza del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca.
(Enrique Heine)

El pasado es un inmenso pedregal que a muchos les gustaría recorrer como si de una autopista se tratara, mientras otros, pacientemente, van de piedra en piedra, y las levantan, porque necesitan saber qué hay debajo de ellas.
(José Saramago. El viaje del elefante.)

Tengo 47 años, ¿y sabes cómo me he matenido vivo tanto tiempo, todos estos años? Miedo... el espectáculo de actos terribles. Si alguien me roba, le corto las manos; si me insulta, le corto la lengua; si se rebela contra mí, clavo su cabeza en una estaca, y la pongo bien alta, para que puedan verla todos. Eso es lo que mantiene vivo el orden de las cosas: el miedo.
(Gans of New York)


"He visto un caracol, se deslizaba por el filo de una navaja, ese es mi sueño, más bien mi pesadilla, arrastrarme, deslizarme por todo el filo de una navaja de afeitar, y sobrevivir."
(Apocalypse Now)



La seña de identidad


Más que en lo leído, el lector se revela en los usos caprichosos o instrumentales que hace de los libros. Nada lo delata mejor que los subrayados, las marcas, las citas que entresaca. Tal vez por eso el lector compulsivo que subraya y copia frases para sí mismo en las portadas, guardas y portadillas prefiere que nadie más vea esos rastros. Si se presta el libro, el pudor obliga a borrar las huellas de la lectura para no quedar intelectualmente desnudo delante de terceros. ¿Quién querría alentar especulaciones sobre las causas que llevaron a insistir en esa determinada frase o en ese determinado verso? ¿Cuántos tolerarían mostrar todas las cartas de su erudición? El subrayado y la cita no son solamente estrategias de lectura; son también una variedad mínima, y muy privada, de la autobiografía. De ahí, también, que cuando se compran libros usados puedan inferirse las curiosidades y aun el carácter de los propietarios anteriores simplemente por las marcas que dejaron.

Si se quisiera hacer una paráfrasis de la famosa frase de Osvaldo Lamborghini en su relato "La causa justa", habría que decir que Jorge Luis Borges no leía completo casi ningún libro pero que sus subrayados eran perfectos. Aunque la verdad es que eran subrayados metafóricos; en realidad, antes que trazar una raya más o menos sinuosa debajo de la línea, transcribía, con una letra minúscula que fue mutando de la cursiva a una envarada imprenta, frases, citas, versos en portadas y márgenes que luego, invariablemente, reciclaba en sus propios libros.


Estos dos maravillosos párrafos son la introducción a un artículo que habla sobre el nuevo libro de Laura Rosato y Germán Álvarez: Borges, libros y lecturas; en el cual se recopilan anotaciones y citas de Jorge Luis Borges.

Para leer el resto del artículo:
http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=1304904

4 comentarios:

Azhaag dijo...

Que buena pinta tiene ese libro. Yo, personalmente, soy incapaz de subrayar un libro, lo encuentro tan invasivo, tan denigrante hacia su pulcritud nivea xddd... vamos, que no, ni loco. Prefiero transcribir lo que sea a otra hojita antes de profanar el librito.

Un beso, cielo.

Azhaag

Humberto dijo...

Hola, entré a tu blog por casualidad y me pareció muy bueno. No quería salir sin decírtelo.
Aprovecho para invitarte al mío que es de prosa.
Saludos desde Argentina.
Humberto.

www.humbertodib.blogspot.com

Lúzbel Guerrero dijo...

Hoy es un día de descubrimientos... ¡y de agradecimientos!
¡¡Muchas gracias!!

lPerliz dijo...

esta lindo yo, aunque no paresca me gusta aveces leer libros o kosas interesantes como estas ta lindoh e interesante ;)