Fragmentos

La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir la vergüenza del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca.
(Enrique Heine)

El pasado es un inmenso pedregal que a muchos les gustaría recorrer como si de una autopista se tratara, mientras otros, pacientemente, van de piedra en piedra, y las levantan, porque necesitan saber qué hay debajo de ellas.
(José Saramago. El viaje del elefante.)

Tengo 47 años, ¿y sabes cómo me he matenido vivo tanto tiempo, todos estos años? Miedo... el espectáculo de actos terribles. Si alguien me roba, le corto las manos; si me insulta, le corto la lengua; si se rebela contra mí, clavo su cabeza en una estaca, y la pongo bien alta, para que puedan verla todos. Eso es lo que mantiene vivo el orden de las cosas: el miedo.
(Gans of New York)


"He visto un caracol, se deslizaba por el filo de una navaja, ese es mi sueño, más bien mi pesadilla, arrastrarme, deslizarme por todo el filo de una navaja de afeitar, y sobrevivir."
(Apocalypse Now)



Memento. Christopher Nolan.

"Sólo porque no recuerde ciertas cosas, no quita el sentido a mis actos. El miedo no desaparece cuando cierras los ojos."
(
Memento)



Cuántas veces abrazaríamos a un genio que fuese capaz de borrar de nuestra mente algún recuerdo indeseado. Algo que nunca debió ocurrir, o que, simplemente, no lo queremos revivir día tras días, cuan diapositivas, en el momento que cerramos los ojos.
Existen muchas maneras, casi todas con un peso más literario que real, de volatilizar un recuerdo. Convertirlo humo que fluye en la atmósfera, sin notarlo; o volverlo ceniza, de manera que en pequeñas partículas cubrirá la tierra sobre la que nuestros pies caminarán después, creyéndonos libre de él.

Basta con sentarnos en la orilla de un río y decir, en voz alta, aquello que deseamos desechar de nosotros, para siempre. La corriente se encargará de hacer el trabajo sucio, arrastrándolo...y sedimentándolo, eternamente, en las gélidas, profundas y oscuras aguas oceánicas.


Esto no es más que un juego con la mente. Algo psicológico que sirve de placebo. Así...se va viviendo.

Ahora... imagina por un momento que eres capaz de traer a tu presente escenas ocurridas hace ya algún tiempo, a saber... 5 meses, 12 meses, 3 años quizá... , en cambio...no puedes recordar lo más inmediato, aquello acontecido apenas hace dos minutos. No sabes si le diste un beso a tu pareja al despediros, o si acaso la has visto siquiera. Tampoco dónde pasaste la noche pasada, o cual fue el último libro que leíste...¡Ni tan siquiera aquel capítulo de la tarde anterior! Como si tu mente, cansada de ya de la saturación contínua, decidiese, llegado a un punto, dejar de archivar tus acciones, arbitrariamente.
Seguramente poniéndonos en esta situación apreciamos un poquito más, si cabe, nuestra retentiva.


Existe una patología que sumerge a las personas que la sufren en reinventores, a cada instante, de su memoria. Se trata de la amnesia anterógrada. Dichos enfermos son incapaces de generar recuerdos nuevos tras la aparición del transtorno.
Terrible.


El cineasta Christopher Nolan llevó a la gran pantalla, en el año 2000, un fantástico thriller donde su protagonista, Leonard Shelby (Guy Pierce, ¿no se os parece un montón a Brad Pitt?) sufre la amnesia a corto plazo mencionada, tras un incidente en el cual, además, es asesinada su mujer. La trama gira en torno a la busca que hace Leonard del asesino de su mujer, para así vengar su muerte al fin. El film se narra de una forma no lineal, de lo más original; esto es, va hacia atrás, a saltos, pero intercalando en medio de esas escenas otras en blanco y negro que siguen un orden normal.
Es como un rompecabezas en el que el espectador se verá, inevitablemente, inmerso, y que tendrá que participar de forma activa para solucionarlo.

Un aunténtico peliculón, de visión obligatoria:


"...es como si me despertara y ella no estuviera en la cama porque ha ido al baño o a la cocina. Sin embargo, tengo la certeza de que ya no volverá a la cama.
Podría alargar la mano y tocar su lado de la cama, y sabría que está frío, pero...sé que no puedo recuperarla. No quiero despertarme por las mañanas creyendo que aún sigue aquí. Me quedo en la cama sin saber desde cuándo estoy solo. Y así...¿Cómo puedo cicatrizar si no siento el paso del tiempo?"

(Memento)


Hibris

6 comentarios:

Bito dijo...

Es cojonuda esa película, aunque a veces haya que verla dos veces. Y en cuanto a la enfermedad ¡qué horror! qué miedo e inseguridad se debe sentir al estar en un mundo que se deja de comprender.

Nos vemos,

nameless dijo...

Es que no poder aprender nada nuevo pues es una putada.
Esa película es muy buena, sobre todo el final de ésta, en el que nos percatamos de que el protagonista se está reinventando su venganza cada vez que llega al objectivo; por eso, ya es una obra cinematográfica tremenda.

nameless dijo...

digo "objetivo" :P

Azhaag dijo...

Habra que verla... he dejado de leer el comentario de Miguel por miedo a saber el final de la pelicula jejeje

La verdad es que esa clase de amnesia me recuerda muchisimo a la primera fase del Alzheimer, donde los recuerdos mas recientes se van olvidando poco a poco, hasta ir devorando incluso los mas antiguos y enraizados. Un verdadero horror...

La pelicula, tanto por el trailer, como por la sinopsis que has hecho se muestra tremendamente apetecible, ya esta bajandose. A ver que tal.

Un beso.

Azhaag

Hibris. dijo...

¿Verdad Bito? :D Es cierto que en el primer visionado puede no quedar del todo clara, además de que es bastante ambigüa...

Anda que solo a ti, nameless, se te puede ocurrir desvelar parte importante de la trama. Eres de lo que no hay, desde luego.

Cuando la veas ya me comentarás qué te ha parecido Azhaag. :)

EnLaOscuridadDeLaNoche dijo...

Sería horroroso...
Una muy buena película, y las frases que has extraido son soberbias...
Besos.