Fragmentos

La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir la vergüenza del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca.
(Enrique Heine)

El pasado es un inmenso pedregal que a muchos les gustaría recorrer como si de una autopista se tratara, mientras otros, pacientemente, van de piedra en piedra, y las levantan, porque necesitan saber qué hay debajo de ellas.
(José Saramago. El viaje del elefante.)

Tengo 47 años, ¿y sabes cómo me he matenido vivo tanto tiempo, todos estos años? Miedo... el espectáculo de actos terribles. Si alguien me roba, le corto las manos; si me insulta, le corto la lengua; si se rebela contra mí, clavo su cabeza en una estaca, y la pongo bien alta, para que puedan verla todos. Eso es lo que mantiene vivo el orden de las cosas: el miedo.
(Gans of New York)


"He visto un caracol, se deslizaba por el filo de una navaja, ese es mi sueño, más bien mi pesadilla, arrastrarme, deslizarme por todo el filo de una navaja de afeitar, y sobrevivir."
(Apocalypse Now)



Amor

.
" Estar contigo o no estar contigo
es la medida de mi tiempo."

.

(Jorge Luis Borges)

10 comentarios:

Nameless dijo...

Expresis verbis. Cuan acendrado es.

Azhaag dijo...

"Expresamente, que puro es"

O no?? :P
Espero tu traduccion...

Un saludo.

Azhaag

Nameless dijo...

Se traduce por: Bonitoo!

Nameless dijo...

*Con estas mismas palabras o literalmente.. que tan puras son o puro es el amor.

Quizá estea mal escrito, error mío, disculpa.

Un gran saludo!

Anónimo dijo...

Si hay ke reconocer hasta ke puntos somos dueños de nosotros mismos,el amor nos arrastra irremediablemente .Alberto

Tirion dijo...

El amor es una alienacion de la propia persona, pero nadie me puede negar que es algo sublime.


Un besazo guapa.

Debret Viana dijo...

honestamente, Borges hubiese detestado esa imagen (arsenal de cursilería)

Hibris. dijo...

jajajaja Puede ser, puede ser...

Un saludo.

Hibris

Nameless dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Nameless dijo...

A veces debo sentirme abstruso, pues no llego a entender ciertos matices de la personalidad de los humanos al leerlos, ni siquiera a los de mi tierra, ni a mis vecinos. Quizá sea porque no los leo, o porque quizá, en lo más adentro de mi pensamiento, mi raciocinio no me deja especular acerca de cosas literalmente incomprensibles para mí en dicho momento. Preguntarse a uno mismo si el expresar sentimientos en demasía con cierta intención es sinónimo de fingimiento, o que la apariencia de elegancia sostiene ridiculez… son interrogaciones un tanto vanas para mí, en este blog; o eso creo ahora mismo, pues espero no equivocarme.

Biquiño