Fragmentos

La verdadera locura quizá no sea otra cosa que la sabiduría misma que, cansada de descubrir la vergüenza del mundo, ha tomado la inteligente resolución de volverse loca.
(Enrique Heine)

El pasado es un inmenso pedregal que a muchos les gustaría recorrer como si de una autopista se tratara, mientras otros, pacientemente, van de piedra en piedra, y las levantan, porque necesitan saber qué hay debajo de ellas.
(José Saramago. El viaje del elefante.)

Tengo 47 años, ¿y sabes cómo me he matenido vivo tanto tiempo, todos estos años? Miedo... el espectáculo de actos terribles. Si alguien me roba, le corto las manos; si me insulta, le corto la lengua; si se rebela contra mí, clavo su cabeza en una estaca, y la pongo bien alta, para que puedan verla todos. Eso es lo que mantiene vivo el orden de las cosas: el miedo.
(Gans of New York)


"He visto un caracol, se deslizaba por el filo de una navaja, ese es mi sueño, más bien mi pesadilla, arrastrarme, deslizarme por todo el filo de una navaja de afeitar, y sobrevivir."
(Apocalypse Now)



Sabina Spielrein, olvidada por la historia.

Corría el año 1905 cuando Sabina Spielrein (1885-1942), una chica de 19 años, es ingresada en un centro psiquiátrico mostrando síntomas preocupantes de "histeria psicótica".

Judía, nacida en Rostov y criada en el seno de una familia acomodada, sería tratado por el aventajado alumno de Freud, el doctor Carl Gustav Jung. La teoría psicoanalítica para tratar enfermedades mentales apenas si estaba dando sus primeros pasos. Sabina fue un fiel ejemplo de la eficacia de este método, a pesar de las innumerables críticas que posteriormente recibió y lo cuestionable que es en la actualidad. Varias de las corrientes más modernas de psicoanálisis tienen por objetivo ampliar el autoconocimiento del sujeto, más que una aspiración de cura.

Como paciente y médico, entre Sabina y Jung nace un romance que va más allá de la mera atracción. La enferma consiguió curarse y fue capaz de llevar una vida totalmente normal, casándose y teniendo una hija. Aún y todo, se cree que vivió siempre enamorada de su médico, el doctor Jung, siendo tristemente correspondida. Y digo tristemente porque ellos, o su amor, no tuvieron la fueza suficiente para luchar y vivir de acuedo con él.

La desmejorada chiquilla de 19 años que ingresó enferma, ingresa en la Facultad de Medicina en abril de 1905, y pasa a ser una colaboradora de Jung en sus investigaciones sobre las asociaciones de palabras con pacientes psicóticos. Se especializa en psicoterapia, titulándose con una tesis sobre esquizofrenia.
Presentó sus ideas a Freud en 1911. A partir de este momento mantuvo una relación profesional muy directa con Freud, Abraham Maslow y Piaget, tres de las grandes personalidades del momento. Alrededor de 1921 es enviada a Ginebra para difundir el psicoanálisis. Ocupó una oficina en el Instituto Rousseau, y trabajó mano a mano con Piaget en alguno de sus trabajos.

Funda en Rusia una Guardería donde llevaría a cabo su teoría de la educación infantil, de manera que dejaba plena libertad libertad a los niños, además de incentivar su creatividad a través de la música y de los misterios del cuerpo. Esta guardería fue denominada "Guardería Blanca" por tener todo su mobiliario en este color. Pero no tardó mucho en ser clausurada, ya que las ideas liberales de Sabina no iban con el régimen de Lennin.
El clima del momento en Rusia no era el más propicio para una chica judía con aires libertarios y con la valentía y coraje que ésta demostraba.
Fue fusilada por los nazis durante la ocupación de 1941.

A lo largo del tiempo se ha mantenido en la sombra su nombre, a pesar de la sobresaliente aportación que hizo a las prácticas psicoanalíticas, de ser una de las pioneras del psicoanálisis, de ser admitida en la Sociedad Psicoanalítica de Viena, de participar en las reuniones de los miércoles en la casa de Freud (en una de ellas, con tan solo 26 años, presentará su tesis sobre el instinto destructor de los seres humanos) etc etc.
Nunca se entendió ni se reconoció su labor.

.
.
Esta historia fue llevada al cine por Roberto Faenza en su film: "Almas al desnudo". Iaen Glenn encarnará el papel del doctor Jung, mientras que Emilia Fox trabajará como Sabina Spielrein. Es una gran película, no dejéis de verla.
.
.
.
"Me llamo Sabina Spielrein, cuando me muera quiero que mi cabeza sea dada al doctor Jung para que pueda abrirla y estudiarla. Quiero que mi cuerpo sea quemado y mis cenizas esparcidas bajo un gran roble y que sobre su tronco sea escrito:
yo también fui un ser humano"


Para saber más:

http://es.wikipedia.org/wiki/Sabina_Spielrein

http://www.cartapsi.org/mexico/sabina.htm

***

"Una secreta simetría : Sabina Spielrein entre Freud y Jung", de Aldo Carotenuto. 1984.

"Sabina una novela biográfica", de Karsten Alnaes.
1996.

5 comentarios:

goroka dijo...

Hay tantas mujeres en la sombra!!un post excelente.un saludo amable.

nameless dijo...

Parece que esta mujer tuvo su buena historia en aquel tiempo. Interesante su biografía dentro de lo que cabe.

Azhaag dijo...

Una biografia cuanto menos curiosa. No conocia a esta mujer.

Buena entrada.

Un beso.

Azhaag

Anónimo dijo...

Vina hoxe, encantado.

Marité Colovini dijo...

Sabina Spielrein fue una mujer para imitar.
El 16 de abril comenzaremos un seminario titulado Ellas escriben cartas de amor, en la ciudad de Rosario, Argentina.
Investigaremos acerca de Sabina Spielrein, Hilda Doolittle y Elizabeth Geblesco, tres mujeres que escribieron testimonios de sus amores de transferencia.
http://reddepsicoanalistas.blogspot.com